Danza

Era de noche y me tomó en sus brazos para bailar. Sonaba música de siempre y me dejé llevar. Abandoné mi cuerpo - que ya era suyo desde hacía rato - y mientras él tomaba mi cintura, dejé de pensar. Hay cosas que pasan por el cuerpo. Es un impacto, un agujero hondo en medio de la piel, que abre la carne para ver a través esa luz que yo tenía cuando él me hizo bailar.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Leer: la mirada de los otros

Mi familia/ Pespuntes azules

Santiago/ Hace un mes