martes, 12 de febrero de 2013

Él

Él une las palabras que yo digo, las da vuelta a la luz, las interpela, las pliega y las despliega, les halla los sitios en los que fallan o se hacen transparentes, les ve el otro lado y les pasa su lengua a contrapelo, me irrita, me subleva porque descubre grietas en lo que pretende ser la explicación de todas las verdades, de todas las cuestiones. Y quedo desarmada, inerme en la intemperie, desnuda bajo la lluvia que me escarcha el cerebro, desvelada y con sueño, agotada y sin léxico que pudiera explicarme, vacía... y entonces él comienza su siguiente tarea: que es comerme la carne a dentelladas para que solo quede mi alma latiendo contra el viento.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...