Hey Girl!

Cuando se duerme el día y llega un aire fresco, eléctrico y mojado, y estás allí, a solo tres metros de mis manos y me mirás y yo juego a mirarte, no hay otra cosa que sea necesaria: una canción que se repite, la hora nocturna que se acerca y acecha; la burbuja del fuego y nada más. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Leer: la mirada de los otros

Mi familia/ Pespuntes azules

Santiago/ Hace un mes