sábado, 16 de febrero de 2013

Pulsiones

El cuerpo.
Cada centímetro.
El alma.
Cada latido.
Y haber llegado con un collar de gotas enredado en las piernas.
Con las manos abiertas.
Y los ojos buscando el límite en que se abre la carne y crece el río.
Sin otra proximidad posible porque ya es todo próximo,
íntimo cielo y selva azules, densas;
enredaderas, lianas y animales con sus fauces abiertas mojadas por la lluvia,
un surtidor de ardida agua roja.
En el hilo nublado de la luna, una vuelta de estrellas brotadas de las yemas dejan su jugo,
los tallos se agigantan y entran por tubulares surcos de magnolias perdidas.
Metáfora de un tiempo infinito y efímero,
rocas disueltas en pos de la saliva,
y los párpados bordados en los labios.
El aire se hace exiguo
y los peces lo surcan contracorriendo arriba
Se desatan los nudos  y regresa la línea lisa de la noche a invadirse de risas

1 comentario:

Spaghetti dijo...

Es surrealista, pero lleno de hermosas imágenes que dejan un regusto de paz en tu aparente desorden.
Quizás vuelva a leerlo otra vez, buscando un misterio que resolver entre tus lineas. o quizás no, si me revelaras tu el misterio.
bssoss.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...