miércoles, 6 de febrero de 2013

Sueño

Alrededor de la medianoche me despertó un sueño. Soñé que alguien me buscaba por una serie de cuartos silenciosos. Yo estaba sentada en un sillón con respaldo de madera y asiento de arena que se iba deshaciendo. Deseaba que me hallaran antes de que el sitio donde estaba apoyada quedara deshilachado en el piso y yo cayera con estrépido y sin solución. Entonces -como en los sueños- justo en la deadline me tomaban y me sumergían en un agua que giraba. Era azul, violeta, verde: moléculas de colores y una frescura pura y limpia en la que yo comenzaba a nadar. Era un agua extraña y perfumada en la que, raramente, podía respirar. Veía, ante mis ojos, la ropa que bailaba conmigo y en su superficie de algodón estaban estampadas imágenes que yo conocía: las calles de un barrio silencioso, un pato y un lobo que cantaban, unos maderos ardiendo en una noche fría, un trago dulce de sidra, los panes sobre la mesa de un fin de semana, un hombre de ojos claros que me miraba desde tan cerca y siempre sonreía, el sol entrando por la ventana del oeste a la hora de la siesta, unos animales que se acercaban cuando yo leía, la lluvia eléctrica detrás de una arboleda... En el agua que giraba, en la espuma que mojaba mis intersticios yo me volví a dormir.
Cuando me desperté, acá, en mi cama, estaba limpia y olía a jabón de lavar.

1 comentario:

Spaghetti dijo...

Haciendo el papel del bíblico José,
a mi faraona le diré que ese agua extraña, es oxigeno y combustible que alimenta la maquinaria de la vida y te salva de ser hundida. Las ropas que se desprenden ilustran tu biografía. Un pato y un lobo son Eros e Himeros disfrazados de cantores. Leña y sidra para las dulces noches que te esperan junto a una sonrisa amable y clara.
La lectura te traerá presencias antes de la hora del ocaso, que vienen a refugiarse del miedo a una tormenta.
Pero cuando despiertes, ya será otro día.
bssoss.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...