sábado, 23 de marzo de 2013

24 de marzo: 1976/2013

A Julián Schwartz
Escondido, entre mis párpados cerrados, te quedaste ese día de abril, hace ya casi treinta y siete años. Éramos jóvenes, tanto que ahora me da miedo pensarnos a esa edad que no fue ni pudo. Cuando volví a abrir los ojos ya no estabas. Te habían llevado para siempre y yo estaba desnuda en un pueblo perdido donde nadie me hablaba. Yo seguía algo así como viva mientras a vos te rompían el cuerpo a llamaradas. Y pasaron los años. A veces como viento, a veces como lluvia. Y tus ojos azules se llenaron de agua, de espuma, del mar donde caíste mientras mi amor de adolescente se volvía nostalgia. Como en todas las cosas, el tiempo hace, de heridas, cicatrices y la vida se afirma. Si alguna cosa me fuera otorgada, pediría encontrarte en la Plaza mañana y dar un par de vueltas de la mano. Por lo menos, esta vez podríamos despedirnos por primera vez después de tantos años.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...