viernes, 29 de marzo de 2013

De golpe

Tener toda la luz.
Así.
De golpe.
En el medio del pecho.
Quedar sin aire.
Ahogada en luz.
Con el aire estragado de brillo repentino.
Y un relámpago azul
en la noche perfumada de marzo.
Dar vuelta la risa como un guante.
Entre tenerse.
Ilusionarse con rayos de colores sorpresivos
que pintan los pliegues de la piel.
Y ver el fuego que palpita en el centro del abrazo
y se vuela la sombra
hacia el arco perfecto de una estrella.
Así: de golpe, quedarse boquiabierta.
Y decir que sí a todo.
Porque no hay más forma que esa de estar viva.
Luego extender la palma
y ahí brilla una llama pequeña:
bailan las hojas sobre el fuego con chispas en el viento
y se enciende la fogata en el horizonte.
Así,
de golpe.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...