martes, 12 de marzo de 2013

Destino errado

Triste iba.
Ella.
A su desolado destino de madre huérfana.
Preguntándose en qué se había equivocado.
Deseando saber cuáles eran los pasos y desatar el nudo.
No me hables.
No.
No roces siquiera el centro calloso de esta pena.
Una boca sin palabras ni algodones.
Solo soy la que estuvo, dijo y se marchó.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...