martes, 26 de marzo de 2013

Es el amor

Digo que son tus relatos. O tal vez es la risa. O quizá, que tus fantasmas me resultan simpáticos y amigables; y conviven en franca camaradería con los míos. Como fuera que sea, el decir y lo dicho se conjugan, se superponen, arman extensos paradigmas de momentos que tienen espaciosas sustancias, hilan discursos donde el agua es fragante transparencia de vida. Digo que es el amor. Y lo es. Hay pasos de estrellas en la hierba. Brillan las huellas en el borde perfecto de la lengua. Hablamos para que crezca el fuego y se alimente en las noches de invierno. Huele la casa a palabras y besos posados junto al plato de comida. Estar con vos es habitar una casa que yo había olvidado, es abrir esas puertas para que el sol penetre y haga de todo una fácil estancia. Los pájaros se posan en mis árboles y me duermo en tus brazos para pasar la oscuridad en el bote de luminoso del corazón que late acompasado y calmo. Es el amor. Lo sé y me entrego a su sencilla trama, a su simple conciencia. Al agua de la lluvia que fertiliza el aire y anda la mañana como si fuera desde siempre. El tiempo es una efímera marca, porque es eternamente nuestro.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...