domingo, 17 de marzo de 2013

Escrito con el cuerpo

Una se pregunta.
De pronto
Por qué toda palabra
Nace del horizonte del cuerpo y lo recorre.
Por qué toda oración
Se enreda con cabellos, clavículas y sangres;
Si hay otro punto
Que no sea hueco en medio de los huesos
Si es posible
Saltearse los humores -los líquidos y flujos y reflujos-
Y pasar tan solo a la cabeza
Que acaba siendo seso molido
Y no pensamiento abstracto
Si puede olvidarse del mes del año de la vez que quisimos y que no nos quisieron de la vez que nos hicieron reinas y huimos.
Una se pregunta
Cómo hace para obviar el vello que se escapa
El encaje imposible
El sexo como un grito
La ternura insoldable
La letra que entra con sangre, pero entra.
Y sabe antes que sea conocimiento claro
Que no hay nada que escape a los espasmos
Que no hay sílaba que no sea pulsión de vida y germen de una muerte
Que la garganta aprieta y no cede
Que la palabra ahoga si no tiene sus vocales de carne.
Y escribe
Hasta el agotamiento
Hasta la culminación del placer y la noche
Hasta que dice el decir lo que ha sido dicho y justifica la redención de una memoria que tiene de latido la sustancia.
Escríbete, 

¿O acaso hay otra cosa para darte?

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...