lunes, 11 de marzo de 2013

La extranjera

Mis libros, mis lápices, mi gato, mis prendas ordenadas por color, mis tintas, mis hojas, mis cajas de música, mis tazas. Todo lo que habita mi cuarto, mi baño, mi cocina y a lo que a veces siento abandonar. Eso que me rodea, me identifica y que queda lejano, como si mi alma y mi cuerpo estuvieran, de pronto, en otro lugar. Es como si volviera después de un largo viaje del que no sé si quiero regresar y tuviera que abrir maletas cuyo futuro no me atrevo a vaticinar. Y me pregunto cómo debo hacer para vivir, extranjera en mi casa y deseando estar allá. Hay algo de salto al vacío en este instante en que me muevo hacia lo que llamo mi casa. Y el pecho late como si me negara a llegar. Retardo el momento de la llave en la puerta y sueño para lograr traspasar el umbral. Lo que yo querría: ¿lo sé? Tal vez lo sí: solo si el saber tiene la boca del desear.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...