viernes, 22 de marzo de 2013

Me lo dijo un pajarito

Un pájaro me lo dijo. Al mediodía bajó haciendo espirales de aire en el cielo y se posó en mi plato. Picoteó la lechuga, bebió agua fresca en mi vaso de vidrio y de un salto se posó en mi hombro. Asomado al borde de mi oreja me confió el secreto que entró como una flecha por mi oído, se deslizó nadando en el río violento de mi sangre y ancló en mi corazón como en una isla. Después, el pájaro dio un par de volteretas y voló hacia el cielo. Y me quedé en la mesa con el secreto sembrado en mi cuerpo, con su espina clavada y los ojos abiertos. En la boca comenzó a crecerme una flor de sonrisa: que huele a madrugada, a estrella y harina enluneciente, a pupilas de lluvia, a manteles de hilo y ventanas nocturnas. Lo supe antes que nadie. Era un día perfecto.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...