Sencillez

Qué callada está la casa.
Escribo y los pájaros cantan el jardín.
Te fuiste por un rato y volverás para la hora del almuerzo.
Qué callada está la casa.
Ha dejado de llover y hay un sol frágil y gris.
Todo es de una sencillez conmovedora.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Leer: la mirada de los otros

Mi familia/ Pespuntes azules

Santiago/ Hace un mes