sábado, 9 de marzo de 2013

Sueño

Quepo en pocos centímetros y agoto menos peso. Así de pequeñita. A veces  pliego mi espalda, me doblo sobre mi propio vientre liso, arqueo mi cintura y casi desaparezco. He sido hecha a la medida del hueco de tu abrazo y allí atravieso la noche, ovillada en tu espalda, cobijada en tu abrazo. Cada noche que pasa habitás en mi sueño, dormido en mis clavículas, en la curva cóncava que queda en mis crestas ilíacas como si fuera una ruta sinuosa para arribar al mar y a las lejanas islas, en mi cintura que abarcás con tus manos. Cada noche que pasa me duermo con pájaros volando adentro de mis párpados, con golondrinas que vuelven al verano desde otras latitudes, con bordados de seda en mi boca besándote. Y cuando nos movemos, dormidos, a caballo de un sueño, volvemos a buscarnos hasta que nuestros cuerpos se enredan nuevamente; y me enlazan tus brazos y te anudo mis piernas.Y así el este se hace luz lentamente y estamos abrazados emergiendo al mundo que fuimos habitando. Entonces me levanto, hago café, lo traigo, te busco con mi boca. Cobra sentido el día que gestamos a lo largo del sueño.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...