lunes, 22 de abril de 2013

Confesión de cocina

 para vos, C.
Entre platos, cucharas y botellas de aceite,
entre ajos, cilantro y tomillo;
hay un secreto que querría contarte:
de todos los corazones que yo tuve, 
de los que deshice entre mis dedos 
y luego me habitaron como un hueco;
de la sangre que se me fue cayendo, 
viniste vos con tu trasluz, con tu risa que da saltos sobre mi piel despierta, con tus ramos de fuegos, con tu casa de vidrios temblorosos 
y me dijiste algo al pasar mientras entrabas al lugar en que yo me atareaba con delantal y manos.
Y no me importó ni la cabeza, ni el alma ni tan siquiera el trémulo aletear de tu cuerpo en mi cuerpo.
Me atraparon manteles, harinas amasadas y levadas, azúcares y pasas, chocolates y frutos: la cocina que huele la alquimia de la cena, las copas brillantes en la mesa, las cuchillas que cortan, que rebanan; el perfume preciso de pasteles y carnes. 
Si yo perdiera de pronto la escritura, si me fueran negados los colores, las palabras... que no me fuera quitado el don de la cocina para regalártelo cada día en que la luz cayera y yo hiciera tu cena.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...