jueves, 4 de abril de 2013

De ahora en más

Yo nunca tuve patria, ese pequeño lugar en el que se extienden manteles y las horas pasan, mansas y cálidas, hasta el atardecer. Tampoco supe el color caluroso de la infancia y los abrazos que mecen los temores. No me quedó otra opción que lamerme las heridas que tuve, adoptarme desde pequeña y pensar que vivir era algo parecido a la casualidad. Eso es todo; el resto, más o menos lo de todo el mundo y la soledad elegida para sobrevivir. Entonces alguien teje con gestos y palabras un horizonte donde los pájaros se acunan y aprenden a volar. Todo se vuelve confiado color y una se despierta y se duerme pensando por qué no. Al fin y al cabo, se dice, así se está bien y la vida puede ser algo más que una arista o un filo que abra en dos la carne temblorosa. Esta noche he dormido tratando de pensarte junto a mí.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...