Domingo a la noche

Plumas satinadas.
Piedras traslúcidas de agua.
Pupilas esmeriladas donde quedan los sueños.
Pozos de agua umbríamente verde en que hemos bajado a bebernos.
Puentes de mármoles azules para alcanzarnos.
El día que se enrosca en su nocturna boca.
La luna como una luz neblinosa en el viento.
Golondrinas pequeñas en los dedos;
y rocío de besos en los labios.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Leer: la mirada de los otros

Mi familia/ Pespuntes azules

Santiago/ Hace un mes