lunes, 22 de abril de 2013

Enredados en el amor


En la sustancia ferrosa de mi alma creció una llama, gota de fuego espesa entre las aguas de la fiesta. 
Doble el deseo que bordea la lengua en su sendero libre y lo moja la lluvia con el oleaje movido de los ojos. Digo que sí y la fiebre del instante magnífico fue dando tumbos hasta mi pecho abierto en el que te asomaste. Entre tus dedos tomaste las orillas de mi sangre y las corriste hasta acercártelas como un abrigo en las noches de otoño. El árbol me crecía y me rodeaba de los multiplicados telares de tu amor que era una manta suave sobre mi cuerpo tibio, plegado y desplegado con sus huesos de nieve. Me cantaste al oído para encantarme con la danza de una noche acostada en la medianera de los jardines, y los rastrillos peinaban la tibieza. Si entorno mis pupilas, te veo bailar en la puerta de la cocina e hilo el tiempo con agujas de risa que supieron volar. Tocamos el amor con nuestras bocas y nos enredamos para dormir entre caricias.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...