miércoles, 8 de mayo de 2013

El día que ya fue

A lo largo del día me reiré con los chicos, viajaremos juntos con Marco Polo, veremos morir a Enkidu otra vez con Gilgamesh, pensaremos en esa ida a Venecia de la Gringa y nos deslizaremos por los sustantivos hasta llegar a los verbos en el punto final. A lo largo del día me subiré a trenes y colectivos, entraré en subterráneos y caminaré por las calles frías de Palermo al atardecer. A lo largo del día conversaré, escribiré cientos de palabras, pintaré algunas cosas,  imprimiré archivos, beberé café, comeré ensaladas, querré dormir un rato más. Me diré que los días de trabajo son largos, que falta mucho para que regrese a casa, que tendría comprar algunas cosas, que debía pasar por el banco, ir al médico, llamar a los amigos y siempre falta tiempo. Leeré en los viajes, escucharé la radio. A lo largo del día, entre tarea y tarea, te pensaré. Y tu memoria me envolverá con el hermoso peligro de su risa, con la paciencia de sus abrazos hasta que al fin, de noche, apoye mi cabeza entre tus brazos y te cuente la historia del día que ya fue.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...