El general Videla en su laberinto

Dicen que pretendía que lo dejaran entrar al paraíso, que amenazó a  a la Sagrada familia con sacarle al  niño y entregárselo a unos mercaderes del templo. Dicen tuvo que salir san Pedro y sacarlo a patadas. Entonces bajó hacia los infiernos, pero el mismo Lucifer le informó que lo suyo...vea, mi general, ha sido demasiado. Y ahí anda yirando por la nada para siempre, sin nadie, ni un perro miserable que le ladre.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Leer: la mirada de los otros

Mi familia/ Pespuntes azules

Santiago/ Hace un mes