jueves, 16 de mayo de 2013

Entre tus cosas

Hace tres horas que él se ha ido. Yo me he quedado acá: he ido al mercado, he cortado verduras y las he echado en la olla. Lenta, la casa se ha llenado de aroma a mediodía como un tren repleto de sol. He leído Barthes y con él ha muerto el autor. Borges me ha contado de la poesía de la palabra luna y la felicidad de la literatura. He armado las páginas del libro y estuve un rato al sol otoñal. Él  volverá en un rato. Pondré la mesa al sol y lo escucharé hablarme en su lengua que siempre es esta, pero trae los ecos de otra que habló durante tantos años. Las horas solitarias han estado cargadas de su presencia y la luz que entra por su casa de cristal en el sur de Buenos Aires. Hace tres horas que trabajo con la alegría de que hay esa misma luminosidad en el vínculo que nos une y abraza. Voy y vengo entre sus cosas y es como si hubiera estado con él desde que se fue, tres horas atrás.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...