viernes, 31 de mayo de 2013

Regreso nocturno

Esta noche, después de trabajar, pondré la llave en la cerradura y entraré. Los perros saltarán a mi costado y casi me caeré. García maullará desde algún tejado cercano porque sabrá que ha llegado el momento de la silla compartida. La casa estará en silencio. Dejaré mis cosas en el cuarto, cuya luz habrás dejado prendida, y encenderé mi computadora color naranja. Vos estarás en otro sitio y esperaré que vuelvas. Aprovecharé para escribir las páginas del libro en la tibieza de la estufa que habrás dejado encendida y comeré cualquier cosa, de preferencia dulce de guindas. Pensaré en los meses compartidos, en el invierno y en las vacaciones que llegarán. Los ríos de las palabras confirman los pájaros dorados del amor.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...