Un chocolate al sol

Me hablás. Y tus palabras son cunas donde me mece la noche para que duerma. La distancia es real pero se disuelve como una tableta de chocolate al sol. Pienso en mis cajones ordenados -que es mi mundo en otro lugar-, pienso en mi bata que cuelga, pienso en mí. Por una vez en la vida quiero pensar en mí y en mi felicidad.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Leer: la mirada de los otros

Mi familia/ Pespuntes azules

Santiago/ Hace un mes