jueves, 27 de junio de 2013

El curador de pájaros 6

Ahora que hace frío y amanece más tarde y oscurece temprano y el agua de los charcos se congela, él prepara el abrigo para que la  golondrina, que anda vagando por el cielo, anude en la tibieza, se peine en su regazo las plumas despeinadas por el Austro y coma de su mano unas semillas de memoria dorada. En la ventana, detrás de los cristales el curador explica cómo cae la lluvia, de qué color es el tono traslúcido del agua, su dirección oblicua a merced de los aires cambiantes del invierno. Con sus manos de sabio ha tejido un echarpe, larguísimo, de hojas, rocío, pelusas, pétalos. La envuelve con ternura y le susurra que llegará la primavera en un tiempo cercano. Mientras ella lo escucha, se adormece en sus dedos, se deja deslizar por sus yemas redondas, cae dormida y remonta sus sueños. Cuando despierta, la lluvia se arremansa y no puede mojarla:  ha quedado guardada en el vapor de su mirada clara.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...