domingo, 23 de junio de 2013

El número y la letra

Mientras yo trajinaba con las completivas de acusativo e infinitivo y me demoraba, extasiada, en los secretos de aoristo medio; él llevaba camiones a la frontera franco-alemana. Mientras me devoraban los oídos endecasilabos sáficos o heroicos; él volaba en aeroplanos por los cielos azules de su Europa. Mientras yo deambulaba por la Eneida e ibam oscura sub nocte per umbram, él construía casas en los escarpados acantilados de Córcega y el espíritu del Mediterráneo que yo aspiraba a través de los versos de Virgilio, a él le llenaba los ojos y los pulmones. Mientras yo buscaba un verso para comprender el momento, él vivía momentos que eran poéticos de puros, de exactos, de poderosamente claros. Ahora me despierto con la mejilla apoyada en su omóplato que es un hueco profundo de tibieza y el mundo se hace práctica poesía, coherencia temática, y las metáforas son carne de las horas, luz en las manos y música en el aire. Síntesis milenaria del número y la letra que todo lo penetran para apre(he)nderse.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...