lunes, 17 de junio de 2013

La realidad

Habla de cosas que apenas logro comprender: hormigones, vigas, columnas, peso, pórticos que se sostienen en el aire. Yo apenas trajino con palabras: esas trampas capaces de construir palacios inexistentes, jardines donde crecen sustantivos y dan frutos que nadie puede nunca arrancar. Él hace casas donde vivirán personas, donde otros se amarán, preparán sus cenas, amortajarán sus tristezas, acariciarán a sus hijos. La ventana de la que yo hablo no da a ningún paisaje aunque lo evoque; la que él hace se abre con esfuerzo humano hacia un pedazo de hierba que cada mañana despunta cinco milímetros del suelo. Los sonidos que evoco son reminiscencias de mis palabras que deben ser imaginadas cada vez; los de él suenan a platos que se rompen, puertas que se golpean, balcones que se abren. Yo voy y vengo entre renglones y páginas de libros: él imagina un mundo que calcula cuidadosamente para que sea tal cual lo proyectó. Y ahí van las diferencias entre mi ficción y su realidad

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...