martes, 4 de junio de 2013

Río de deshielo

Quiero que sepas que ahí donde yo estaba era perfecto: no llegaba el viento, ni el frío excesivo, ni el demasiado calor, ni los gritos destemplados del pasado, ni las promesas de un futuro fulgurante, ni el hambre ni la sed. Yo no le temo a las tormentas, ni a los rayos azules que queman, ni a los dientes de los perros que le ladran a la luna en Singapur. Yo no le temo a nada, ni siquiera a la muerte porque ella y yo somos antiguas conocidas que se odian, pero no se tienen temor. Quiero que sepas todo eso, para que entiendas qué siento cuando me asalta la fiebre como un fuego y te acercás con tus pócimas de caricias, con tu bandeja y tu boca a preguntarme qué cosa  pudiera yo necesitar. Dicen por ahí que hay un río que se desheló el 3 de junio de 2013. Será así.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...