lunes, 29 de julio de 2013

De madrugada

Los zapatos, lustrados.
Los lápices, con punta.
El guardapolvo, colgado de la silla.
Y la cama, tan tibia.
Es la vuelta.
Hace frío.
Está oscuro.
El resto está durmiendo todavía.
Solo yo voy envuelta en mi sueño
que es un vapor que sale de mi boca.
Vuelvo.
Por las dudas tiré piedritas para saber el camino.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...