viernes, 5 de julio de 2013

El verano añorado

Dicen los niños que el verano huele a otra cosa. ¿A qué?, pregunto, y ellos se quedan merodeando las respuestas como si fueran helados derretidos. A melón, dice uno. A agua de pileta, otro. A pasto y tierra húmeda, suelta una niña rubia que se sienta en el fondo. A sol, agrega otra. El verano huele a tiempo que se afloja. A días de copas relucientes. A siesta sobre el césped. A pájaros nocturnos en los árboles verdes. A flores repentinas. Huele a gotas de sudor corriendo por  la nuca. A noches infinitas. A sidra y ensaladas. A frutas de sabor transparente.Dicen los niños que huele a otra cosa. Ellos lo saben y yo les creo siempre.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...