La puerta

De no tener no tuve nada
y un día salió el sol.
De no saber no supe nada;
pero aprendí.
El viento movía los manteles
y las voces tejían mi silencio.
Tan solo lo intenté
y el domingo pasó.
Por la noche
me dormí entre tus sueños
y hubo piedras para cruzar el río.
Y te agradecí.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Leer: la mirada de los otros

Mi familia/ Pespuntes azules

Santiago/ Hace un mes