Levadura

Voy a sumergir mis manos en harina para amasar tu cena. Construiré un mundo de perfumes solo para te alimentes de mi amor. Del resto me ocuparé más tarde: te contaré secretos en el hueco del oído hasta que duermas abrazado en mi cuerpo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Leer: la mirada de los otros

Mi familia/ Pespuntes azules

Santiago/ Hace un mes