domingo, 7 de julio de 2013

Lo que aprendí

De la muerte aprendí
que llega haciendo silencio con los pies,
que no pregunta y toma lo que quiere,
que te deja inmóvil y boqueando,
que no da una segunda oportunidad,
que lo que te quedaba en el tintero, valga la redundancia, se morirá ahí,
que siempre fuga hacia delante y nunca la alcanzarás,
que te apaga los sueños,
que te deja vacía y colgando de un hilo,
que lo que era deja de ser,
que solo te queda la memoria, la frágil y artificial memoria,
que te llena de miedos,
que te decís que hay que seguir y no te podés mover.
De la vida aprendí
que se la puede oír al empujar las raíces hacia el agua y el sol,
que no pregunta y enciende lo que quiere,
que es una y otra oportunidad,
que hay que escribirla hasta que se acabe la tinta y reponer para continuar,
que te atropella,
que te llena la sangre y la explota en tu pecho,
que te cuestiona los sueños y deseos,
que solo se coloca por delante para gritarte que vayas por allì,
que abre las puertas y ventanas para que ingrese el amor que siempre está ahí
porque no hay muerte que pueda con la vida
ni vida que acabe con la muerte:
y esa es la única verdad.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...