Mi casa

Una casa es el lenguaje con que nos nombramos.
No importa dónde sea que yo habite, mientras pueda decir las palabras que me constituyen estaré en mi hogar y seré yo.
Lo demás son desnudos ladrillos.
Deambulo con mi lengua a cuestas como una bendición intransferible.
Mientras exista un sustantivo que sea mío, yo tengo un lugar donde vivir.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Leer: la mirada de los otros

Mi familia/ Pespuntes azules

Santiago/ Hace un mes