sábado, 6 de julio de 2013

Scribe!

Dijo mi madre:
No escribas porque vendrán alacranes verdes a comerte las entrañas como si fueran bocaditos a la hora del té.
No escribas porque se desatarán huracanes y estallarán en el centro de tu cuerpo sin que puedas volver atrás.
No escribas porque te crecerás raíces destructoras en el vientre y nunca podrás concebir hijos.
Me lo dijo tantas veces como le fue posible para exorcizar ese mal de mí.
Me ató las manos y me pegó en los dedos con varillas de metal encendido.
Ordenó ocultar todas las lapiceras y las hojas del palacio.
Le dijo a los sirvientes que me azotaran sin piedad cuando me vieran escribir.
Día y noche me tuvo vigilada.
Le dijo a mi padre lo que yo hacía para que él, que tenía ascendente sobre mí, tomara partido y me lo prohibiera.
Y nada de eso sucedió porque lo que ella no podía saber era que, más allá de las hojas y las plumas,
yo escribía cuando paseaba por las sala,s aburrida y perdida,
yo escribía en las sábanas cuando hacía el amor a sus espaldas con el albañil mayor del palacio que era fuerte y gentil,
yo escribía cuando me acercaba a la cocina a oler cómo se horneaba el pan.
Que yo escribía porque no hay nada mejor para el deseo que la interdicción,
porque lo que no se dice, entre las palabras que se dicen,
crece con la fortaleza de un roble,
arrasa con la furia del viento,
devora con la urgencia del alacrán.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...