Un día, un gato


El gato arisco y mordedor ha corrido la almohada y se ha deslizado entre las mantas para dormir al amparo de nuestros perfumes que lo acunan en la memoria de un calor que había supuesto no tener.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Leer: la mirada de los otros

Mi familia/ Pespuntes azules

Santiago/ Hace un mes