miércoles, 14 de agosto de 2013

Caballos

Chevaux de la Camargue. Saintes-Maries-de-la-mer, France, 2009 
Los caballos de la extrañeza galopan por la llanura de mi pecho. Hablan entre sí y se cuentan los colores de tus ojos, que son el cielo donde ellos buscan las estrellas por las que subirán hasta el viernes como si fuera una escalera de peldaños encendidos hasta tu abrazo. A veces se detienen en medio de un galope, desorientados, y no saben por dónde seguir para encontrarte en los días que faltan. Dan vueltas en una calesita de palabras donde suena mi risa y tu voz que los nombra. Se amansan  entre mis manos y los arropo en una caja repleta de secretos. Sube la luna como una enredadera por mi cuello y tiene algo de agua buena. Hablamos -vos y yo-, y las palabras tejen texturas de caricias donde se duermen las ternuras hasta que se hagan besos.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...