viernes, 2 de agosto de 2013

Días cortos

Yo soy la que golpea la puerta de su propia cabeza para ver si alguien la quiere recibir y la que, cuando escucha la llave girando en la cerradura, huye para evitar que no le permitan entrar. He ido por infinitas ciudades llamando casa por casa hasta que los pies me sangraron de tanto buscar; pero no quise que nadie se acercara y me lamí las heridas hasta hacerlas cicatrizar. Alguien me ofreció comida que rechacé y me alimenté con bayas y hierbas amargas que solo me hicieron vomitar. Dormí muchas noches heladas a la intemperie por temor a despertar desprotegida en el lecho caliente que alguien había armado atrás del hogar encendido para mí. Ahora, cuando los días se acortan, solo deseo zurcir los retazos y reír.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...