La posibilidad

Decir "te quiero" en voz baja, como si fuera un batir imperceptible de las alas, es lo que permite que las golondrinas remonten vuelo y se abra el cielo -azul, infinito y profundo- como si fuera un mar de aire cristalino y una noche que lleva hacia otro límpido amanecer.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Leer: la mirada de los otros

Mi familia/ Pespuntes azules

Santiago/ Hace un mes