martes, 27 de agosto de 2013

La verdad

Con su lápiz de contornos suavísimos, la verdad dibujó su relato. Tenía color de bicicleta, de volver y no ver al mirar. Tenía recortes para que no doliera demasiado y la certeza -luego- de que el dolor es la antesala de la cicatriz. La verdad quería, abrazaba, ponía compresas y era tierna sustancia que acariciaba los cabellos y los hacía crecer. Después hubo tristeza, pero era una pena de verdad. 
 

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...