domingo, 4 de agosto de 2013

Una casa en el medio de una manzana

Tengo una casa pequeña. Entra. Con cuidado. Hace más de tres años que no recibo visitantes. Este es mi cuarto. Aquí están todos mis cuadros, cada uno de mis libros, mis fotos, lo que traje de muchos otros lados. Aquí he pasado los años en que fui lastimada, como una fiera, lamiendo mis heridas. En este rinconcito pensé que la vida era un caracol encerrado en mi mano que no saldría nunca. Como verás he pintado algunas mariposas en el techo y unas flores en la puerta, hay unos peces azules que cuelgan de mis vidrios y una silla donde sentarse a mirar el cielo que cae derramado en enero en el patio. No es mucho: no hay árboles, ni jardines, ni techos de tejas imposibles.Una canilla gotea en el baño y hace falta una luz mejor cuando cocino. Por un tiempo serás mi invitado. Me cuesta que la gente se haga dueña del único lugar donde puedo ocultarme. Tendrás que ser paciente. Mucho. Yo sabré recompensar mis miedos aunque tiemble como una hoja debajo de la lluvia. Solo piensa que te abro la puerta y te entrego la llave y hace más de tres años que nadie ingresa en mi casa, se sienta entre mis cosas y acaricia mis manos mientras hablo.

1 comentario:

Hojaplateada dijo...

Me encantó, buenisimo!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...