domingo, 22 de septiembre de 2013

Días a contrapelo/Así de simple es

Hay días que crecen a contrapelo. Las porcelanas tintinean y todo se enrosca en el centro de la cabeza como una enorme serpinete taciturna. Días ásperos, madera sin pulir en su comienzo alborotado. Y entonces entrás y te reís de mí. Y en tu risa recupero la cordura y lo absurdo del día se hace relato inconducente. Me tomás de la mano, me arropás en tu abrazo, cerrás la puerta de mi vocación a la pena y el castigo, y me empujás fuera de mi cabeza donde la serpiente se queda sola y preguntando "¿Y ahora qué?".

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...