jueves, 19 de septiembre de 2013

La miel de la memoria

En 2012 y 2013 se produjeron hallazgos de desaparecidos asesinados en la dictadura. 
Sus cuerpos metidos en tanques de 200 litros de aceite y rellenados de cemento.fueron  arrojados
 al río en el Canal San Fernando. 
El Equipo Argentino de Antropología Forense encontró la compatibilidad de ADN de los huesos. 
Los huesos de uno de ellos, encontrado el 18 de abril de 2013, tenía en su interior una colmena llena de miel. 
40 kilos de miel. 
Las abejas no se querían ir.

No se querían ir. Sus huesos eran cañas, flautas de miel que llamaban a través de los años y decían aquí estoy para que fueran con las palas a buscarlos y los dieran a luz.  
No se querían ir. 37 años cuidando su estructura de calcio más pura que la luna, más suave que el amor. Habían tejido panalcitos para que no se fuera la memoria por las ondas del río y quedara atrapada en la dulzura dorada del recuerdo y fuera luminosa la evocación del tiempo en que el agua se fue llevando la carne en pedacitos y seguimos buscando, a ciegas, sin saber dónde ni cómo, pero con la certeza absoluta del por qué. 
No se querían ir y chorreaba la miel como si fuera aquella sangre de antaño que alguien arrancó de un manotazo. Eran la guarda, habían protegido la verdad que es dulce cuando se sabe justa. 
No se querían ir porque ellas sabían la materia que tenían los huesos ya que vivían en su luz.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...