domingo, 15 de septiembre de 2013

Pilow Fight

No puedo ganarte. Lo intento. Es necesario para que el vínculo se fortalezca en la tensión que nace de toda diferencia. Se hace preciso comparar las posturas, intentar un planteo, la táctica destinada a derrotarte de una vez para siempre y proclamarme la única vencedora. Debo gritar tan fuerte que no se oiga ningún otro sonido. Espero que bajes la cabeza, que te doblegues para dar la estocada con que yo pueda destruirte, hacer que muerdas el amargo sabor de la derrota. Pero nada que hacer, apenas me arrojo sobre vos, me hacés una llave que inutiliza mis posibles defensas. Intento morder tu cuello, pegarte en el costado; pero ya me has vencido. Me quedo inmóvil, atrapada en tus brazos. De nada sirve que grite y le pida a los perros que vengan en mi auxilio. Levantan la cabeza. Deben pensar que  que somos dos humanos imposibles que juegan a pelearse y se mueren de risa. Ya no nos creen y bajan la cabeza para seguir durmiendo. Debo pensar mejor mis estrategias así te anulo la próxima antes de que me ataques y me venzas. Como siempre.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...