domingo, 22 de septiembre de 2013

Todavía vivimos

Es curiosa la vida. A veces se alisa y desparrama para ser transitada sin rispideces. Otras, se encrespa y avellana para tirarnos de una punta a otra sin que podamos asirnos a ninguna saliente. El cuerpo se llena de cardenales violáceos, y el corazón pide una tregua, por un rato siquiera. Y, sin embargo, seguimos empeñados en en continuar adelante pese a las cicatrices que nos cruzan, de lado a lado, los días y los años. Será porque no conocemos otra cosa que esto de estar vivos y sabemos que es corto para mojarnos los brazos en un lago, remontar la corriente, besar unos ojos amados, parir con dolor y alegría, amasar muchos panes, volcar las palabras en un cesto, devorar a dentelladas las frutas que tenemos, aventar otros vuelos y nadar en la espuma. Es corto y hacemos frente a todo, con la dosis de llanto necesario, con las risas que nunca se desmayan, entre sábanas y cuerpos amorosos, repasando en los libros lo que nos falta todavía. Será que sostenemos la historia como si fuera un fuego pasado de mano en mano: de nuestros padres a nosotros y luego a nuestros hijos, un fuego que alumbra la memoria de quiénes fuimos y el sueño intacto de lo que un día seremos.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...