Sol de lunes

Atrapo el sol con la mano para que me moje de luz los dedos y las palmas. Caen sus gotas amarillas sobre mi carne y se estremece mi piel con sus costuras de hilos invisibles en donde late suave mi historia de mañanas. Me levanto apenas para no despertarte. Hago silencio, pero me canta el cuerpo como un pájaro en medio de las ramas. Es lunes todavía y el sol me da vueltas en los cabellos: una corona de luces en el reino.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Leer: la mirada de los otros

Mi familia/ Pespuntes azules

Santiago/ Hace un mes