sábado, 23 de noviembre de 2013

Crepúsculo de sábado

En el diálogo del amor cabe esta tarde extensa en que el césped es verde como el cielo. Las palabras rebotan como pájaros contra los cristales de la hora. La plenitud se sorprende a sí misma en el columpio de las ventanas, y sopla el aire del verano trayendo tus palabras a mi cuerpo para que galopen toda la noche sobre el filo mojado de la luna. Qué suavidad se esconde cuando bebo agua de tu boca y duermo en las sábanas blancas de tus brazos para que el día vuelva con su cielo de hierba y su tierra de lianas para treparlo. Ahora hay dos insectos abrazados que se emperran en mirarnos con sus ojos de vidrio y se sonríen con nuestra risa cercana. El cuarto está en penumbras y huele a pan caliente y aire.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...