sábado, 14 de diciembre de 2013

Sexo

Quiero hablar de sexo.
De la mañana que se abre como una grieta roja y transparente.
De la mano volcada junto al cuello donde duerme.
Del resto de un naufragio a oscuras y en medio de la noche.
De la tierra mojada y su supremo aroma a menta.
De las palabras verdes como metales.
Del consuelo de ese fuego encendido.
Del sueño que es un árbol abrigado.
De la lluvia que cae y sube y vuelve a caer.
De la risa que remonta quebradas y tierne su fragancia.
Del corazón que tiembla con temblores de viento.
De los efectos dulces de toda incertidumbre.
Del gran libro donde se inscriben los gemidos y las confianzas.
Del cuerpo a cuerpo de la conversación mientras pasa otra hora.
Del granizo caliente de los dedos que hacen el café.
Del interior de los objetos suaves como burbujas de oxígeno celeste.
De los cristales de oro que reflejan tan solo los suspiros.
De la pulpa serena de las bocas.
Del agua en la pileta corriendo como un río.
Del comienzo y el final encadenado de los actos.
De la ropa colgada como una flor al sol.
De sexo.
Nada de amor. 




No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...