Las marcas inefables del amor

Me gustan las sábanas blancas. 
Quedan en ellas 
las estrategias irreverentes de los dedos,
el sudor estampado como una flor inquieta,
los receptáculos laberínticos del beso,
los bosques de las lenguas con sus hojas ensalivadas,
los peligrosos suspiros que son anclas soltadas en la mar,
y vos,
y yo:
las marcas inefables del amor.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Leer: la mirada de los otros

Mi familia/ Pespuntes azules

Santiago/ Hace un mes