lunes, 3 de febrero de 2014

Lluvia

Llueve. Con esa manía que tiene la lluvia de mojarlo todo. Los autos se lavan con las luces intermitentes del agua y el asfalto se moja con el verdor líquido que cae. Las esquinas inundadas son peceras en las que los aleteos de los peces marcan una ruta por donde ir hacia la tormenta siguiente.  Unas imperceptibles reverberaciones se montan en las olas azules del aguacero. Y baja la tristeza en catarata desde el cielo.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...