domingo, 16 de febrero de 2014

Nocturno

La noche cae perpendicular a vos.
Yo la recibo,
y me dejo traspasar por tus párpados mojados.
Después la luna cose un manto con las plumas de un pájaro
y no podemos hacer más que volar.
Dicen que llegarán las cartas que nos hemos escrito cuando aún no nos sabíamos.
Tienen letras azules
y un corazón de sal en medio del ayer.
Las estrellas quedaron zurcidas en la sangre y titilan en el ruedo furioso del amor.
Ahora te envolvés en las sábanos,
y llega, lenta, la hora de dormir.
Tus brazos son un nido de lanas y caricias
y alguien ya apagó el sol.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...